Mundo Siammés

HERMANOS SIAMMESES…

HERMANOS SIAMMESES…

Ya estamos aquí, dispuestos a plantar batalla al gran azote de nuestros días: ese neoliberalismo económico salvaje que nos ha llevado a la ruina y que considera el arte, la creación, como algo secundario, mero entretenimiento para ociosos, y que actúa en consecuencia. O sea, aplicando la tijera de los recortes y gravando a golpe de impuestos la cultura como si fuera un artículo de lujo.

 

Siglos atrás, reyes, papas y nobles de alcurnia encarnaban la figura del mecenas, imprescindible por entonces para que el artista no se muriera de hambre. La historia da muchas vueltas y se repite con demasiada frecuencia, aunque cambien los matices. Y ahí es donde surge SIAMM: se trata de que ahora el mecenas –a pequeña escala- seas tú. Y miles como tú: nuestro propósito es conectar a un ejército de mecenas que apoyen la creación artística con una tropa de guerreros creadores en busca de financiación para sus proyectos.

 

Frente a los piratas financieros que, bajo apariencia legal y cobertura política, dictan las reglas y nos esquilman el bolsillo con absoluta impunidad, no queda otra que reclutar una milicia de partisanos y corsarios de a pie, unidos por el convencimiento de que se pueden hacer las cosas de otra manera. Y de que la música, la literatura o el cine son factores fundamentales de nuestra personalidad individual, de nuestra forma de ver el mundo, de cómo somos cada uno.

 

No era mi intención ponerme trascendente en este primer comunicado siammés, así que simplemente os invito a que sigáis atentos. Un par de (pen)últimas reflexiones muy personales: el placer de escuchar una gran canción que te remueve las entrañas es solo comparable al de practicar buen sexo; y, parafraseando a ese eximio filósofo llamado Julius “Groucho” Marx, recordar que desde la absoluta pobreza hemos alcanzado las más altas cumbres de la miseria. Eso sí: lo hacemos con dignidad y elegancia. Hermanos, el ejército de guerrilleros de SIAMM se pone en marcha.